La herramienta exacta: Este mensaje se lee 60 mil veces por mes !!!   Sistema 9041 para la administración de consorcios...

Novedades Laborales


Alejandro Schiappacasse.

Alejandro Schiappacasse.

El mismo cielo

Entrevista a Alejandro Schiappacasse

[BPN-27/03/14] Pequeñas Noticias entrevistó a Alejandro Schiappacasse, autor y director de la obra "El mismo cielo", una adaptación de Macbeth a nuestros tiempos modernos y en un consorcio. Develó por qué eligió un consorcio como el escenario de su obra, su propia experiencia, cómo circula el poder dentro de los edificios y de la corrupción como una necesidad social.

Claudio García de Rivas: ¿Cómo se te ocurrió hacer una obra sobre la vida en un consorcio?

Alejandro Schiappacasse: Surge del interés de hacer un traslado de una obra shakespeariana que es Macbeth a un universo actual. Lo primero que pensamos es en un lugar donde circula el poder, pero no un poder mayúsculo porque me parecía obvio pensar en un ambiente de poder donde hubiera una cabeza y gente alrededor, pero ir a lo básico, a una empresa, nos parecía poco interesante. Y en improvisaciones se me apareció la imagen muy clara de una reunión de consorcio. Justamente también por mi experiencia personal de vivir situaciones en mi edificio, cómo se dividía el poder de una manera no tan organizada, o cómo tal propietario suele tener más poder o tener más dominio simplemente porque lo quiere, lo busca, se mete.

Entonces, ahí me pareció que circula el poder de una manera pura, sin categorías, salvo la del administrador o el consejo. Y de repente fuimos descubriendo que ahí, en esa estructura, había una metáfora de otras estructuras de poder. Una cabeza, una persona que puede ser una mano derecha, un tipo condescendiente, un tipo opositor, bandos, etc, y nos pareció muy atractivo. Intuimos que ahí había mucho para cortar y después me encerré a escribir y fueron apareciendo elementos para hacer "El mismo cielo", donde hay un suceso específico que pone en juego a toda esa constelación de personajes y roles alrededor del consorcio.

CGR: ¿Cómo fue tu experiencia en los consorcios?

AS: Yo creo que lo que me marcó se dio en un consorcio donde vivía en Caballito. Era un edificio bastante chico que tenía 7 pisos y dos departamentos por piso. Había una organización pero era muy cercano el trato, era poca gente. Había un matrimonio que eran los encargados y vivían ahí, entonces las cosas estaban muy controladas, continuamente nos estaban golpeando la puerta.

Alejandro Schiappacasse.Alejandro Schiappacasse

En primera persona

Nací en la Ciudad de Buenos Aires en 1974 pero rápidamente, en menos de tres años, viví en Capital, Ramos Mejía, Tandil y termine en Merlo, donde viví hasta los 22 años. Ahí había un teatro muy lindo que es el teatro Santos Discépolo. Era muy raro, en Merlo todos mis amigos iban a jugar a la pelota, iban a la cancha e iban a bailar. Yo también lo hacia pero me interesaban las actividades culturales y artísticas. Era un bicho raro.

El teatro estaba muy bien equipado, pero las obras que ponían en escena eran muy tradicionales y viejas. Hasta que asumió como directora de la escuela, Mónica Cabrera que salió de la escuela de Alejandra Boero que es más vanguardista y justo fue cuando yo entré.

Estuve ahí 3 o 4 años en los que hice un montón de obras. De ahí me vine para Buenos Aires y estudié con Rubén Szuchmacher. En un momento me empezó a interesar la dirección, hice cursos de puesta en escena y luego me dedique al trabajo independiente.

Vivo de la actuación ya que soy actor, director y ahora autor. También hago publicidades, algo de cine y enseño. Por ejemplo en este momento estoy por abrir un curso. Trabajé en eventos, hice sketches y me desempeñé como escenográfo.

Para el futuro tengo tres o cuatro proyectos más de teatro y tengo un unipersonal mío que quiero desarrollar. Además me gustaría actuar en cine. Ya actúe en pequeñas cosas pero me gustaría hacer un largo, y seguir haciendo teatro.

Era nuevo en el edifico y pedí el servicio de Internet, dejé pasar al técnico ingenuamente, y descubrió que la instalación de cable era trucha. Habían puesto un aparato para multiplicar los cables a todo el edificio y se ve que él desconectó todo. Llegaron los vecinos a la noche y nadie tenía cable. La encargada me golpeó la puerta y me dijo: "Alejandro, por favor, parece que alguien dejó entrar a una persona y no sabemos quién fue, estamos todos sin cable, estamos preocupadísimos. El aparatito nos había salido como 400 pesos". "Fui yo", le contesté. Bajamos en el ascensor, estaban todos en el palier y ella me señaló gritando: ¡acá está el culpable. Así como si hubiera habido un asesinato o una cosa así. Yo salí como un pollito mojado. Había como 15 personas que me querían asesinar.

Ahí tuve la experiencia, y me di cuenta que se ponen en juego las pasiones más profundas. Yo creo que tiene que ver con la sensación de que uno en un edificio se siente en un mundo, y es tu hogar. Con todo lo privado e íntimo que es un hogar, es compartida esa intimidad, porque el otro también vive al lado y también siente que ahí está su hogar. Entonces como su hogar está conectado de una manera muy cercana con otro se tocan fibras muy personales. Por eso me interesó mucho para trasladarlo al teatro porque uno comparte su intimidad.

CGR: Es muy interesante esta mirada que vos acercas donde el consorcio es un espacio en donde se juega poder.

AS: Sí, yo creo que en todo colectivo humano el poder circula y depende de cómo lo maneja cada uno. El poder es inherente, me parece, en ese colectivo humano.

CGR: El juego de poder. El ver hasta cuánto poder uno puede tener.

AS: Porque aparte el que no lo tiene igualmente pide que alguien lo tenga. Es algo que no puede no estar. Ese lugar está. Va variando, puede ser más horizontal, más piramidal, vertical o ir alternando. Pero está y nos organiza. Y me pareció que en el ambiente de consorcios circulaba de una manera menor porque no hay millones de dólares ni negocios inmensos. Pero me parecía que sí, que estaba. Y me parecían interesantes y ridículas esas peleas por lo pequeño.

CGR: También hay otro tema que mencionas y es la corrupción. ¿Por qué introducís el tema?

AS: No creo que sea inherente al consorcio. De hecho ahora, en mi experiencia actual el administrador tiene un comportamiento excelente.

CGR: ¿Y qué papel jugó en tu obra la corrupción? Hay una situación irregular con el encargado: hay una sospecha de que el administrador se queda con dinero.

AS: Acá es deliberado. Es una decisión que el administrador sea corrupto. Nos parecía interesante que lo fuera pero que a la vez esa corrupción fuera lo mejor a lo que ellos puedan llegar como organización.

CGR: No entendí.

AS: La corrupción que ellos tienen en el edificio es lo que los está sosteniendo. No podría ser menos corrupto ni más corrupto porque nadie quisiera ocupar ese lugar. Esta persona quiere ocupar ese lugar de poder porque tiene otros intereses personales que lo llevan a corromperse pero ningún otro pareciera querer ocupar ese lugar.

CGR: ¿Vos decís que la medida de la corrupción, en el fondo, es la medida del interés social?

AS: No necesariamente en todo, pero sí.

CGR: Si el interés social es que la corrupción sea cero ¿va a ser cercana a eso?

AS: Exacto.

CGR: Pero hay sociedades en las cuales tienen un interés en que haya una cierta medida de corrupción.

AS: Vos si no tenés poder podés corromperte en algo, cosas insignificantes. Cuanto más poder más posibilidades de corromperte tenés y es una decisión personal. Y es una sociedad también la que puede contener o no ese lugar de poder.

Uno reclama corrupción en el gobierno pero ¿quién y cómo hacer que ese gobierno no represente el colectivo? ¿Cómo hacer que no sea corrupto? Quizás si no fueran un poco corruptos no les hubiera interesado llegar a ese lugar. ¿Se entiende? O sea, el lugar de poder es un lugar pesado también, supongo, yo nunca tuve demasiado poder.

CGR: A lo mejor si nosotros no fuéramos un poco corruptos no habríamos elegido a aquellos que nos representan. Como que necesitamos que sean esos, un poco y en esa medida.

AS: Y en esa medida, sí. Porque no habría otro.

CGR: Ni demasiado, ni tan escandaloso, ni tan poco.

AS: Sí. Esos que suben ahora en el poder no son extraterrestres, son parte de nuestra sociedad y nosotros tenemos que hacer algo con eso. Y qué podemos hacer, es una muy difícil pregunta pero los que, por lo menos tenemos nuestro círculo cercano y en ese círculo también tenemos poder, podemos corrompernos, no corrompernos y elegir. Eso nos puede llevar a ver después qué hacemos con el que tiene más poder.

CGR: ¿Este es tu primer trabajo de autor?

AS: Es mi primer trabajo de autor

CGR: ¿Cuánto te llevó escribir la obra?

AS: Fueron casi dos años. Inclusive una vez que uno tiene material empezás a ensayar y seguís reescribiendo, a veces lo hace el propio grupo. Los actores han enriquecido muchísimo momentos, me han dejado ver más profundamente la obra.

CGR: ¿Siguen en otros lados?

AS: Posiblemente hagamos dos funciones más en este teatro y después buscaré. No tenemos definido dónde pero seguiremosEnvíe desde aqui su comentario sobre esta notaVolver al indice

La Herramienta exacta y la más conveniente para difundir sus productos y servicios

La noticias minuto a minuto: Pequeñas Noticias en Twitter

Compartir:



    

 Pequeñas Noticias en las redes sociales con toda la actualidad: Twitter - Grupo de Facebook - Noticias en Facebook - Google +


[ El contenido de este sitio -escrito, fotogáfico y artístico- está protegido por las leyes vigentes de propiedad intelectual - Queda prohibida su reproducción total o parcial -por el medio que sea- sin autorización escrita de Pequeñas Noticias ]

' ' '