La herramienta exacta: Este mensaje se lee 60 mil veces por mes !!!

Curso/taller de Liquidación de Sueldos General

El director....La codicia y la guerra

Cuando una persona posee riquezas materiales naturalmente despierta la envidia y, en algunos casos, la codicia de los demás.

Como en la mayor parte de las generalizaciones esto no siempre se cumple. Hay quienes no albergan en su alma ni codicia ni envidia. Pero hay otras que sí, y la historia de la humanidad es el relato secuencial de las diferentes guerras y maniobras políticas que hicieron los pueblos y los países, para quedarse con los territorios y las riquezas naturales de aquellos que no estaban en condiciones de defenderlas. 

El verdadero poder no se sostiene con palabras vacías, debe estar soportado por riqueza concreta y real, siendo la guerra una forma de conseguirla.

Así fue que las guerras comenzaron, en sus orígenes, haciéndose con piedras y palos; más tarde con espadas; luego con arcos, flechas y armaduras; en tiempos posteriores con pistolones, fusiles y cañones; ya en este siglo fue con ametralladoras, tanques, y misiles. Hoy, en la cúspide del desarrollo tecnológico, con satélites, computadoras sofisticadas y bombas nucleares que son capaces de evaporar el mundo entero.

Pero lo que produjo el verdadero cambio en la forma de hacer la guerra no fue ninguno de estos avances bélicos. Fue la imagen. Cuando la televisión, a través de los satélites, transmite a todo el mundo la carita de una niña herida por las balas del conquistador, lo coloca a éste en una posición sumamente incómoda, le resta parte de la legitimidad que pudiera haber conseguido y puede llegar a poner en riesgo el total de su campaña. Tampoco es el caso de que las riquezas que trata de conseguir terminen valiendo menos que los costos que tenga que afrontar. Es así que, desde la segunda guerra mundial, las guerras militares de conquista son cada vez menos y las pocas que se inician terminan en fracasos.

Pero eso no quiere decir que las guerras terminaron, simplemente se hacen de otra manera. Más sutil, más política, presentando una mejor imagen... La codicia, la ambición y el ansia de poder no desaparecieron de la condición humana.

Días pasados, mientras viajaba por la ruta cruzando el campo a comer un asado en casa de amigos, reflexionaba que la Argentina es un país con inmensas riquezas naturales y debe haber despertado la codicia de mucha gente. El petróleo, los minerales, la tierra fértil y una poderosa clase media que supo consumir gran cantidad de bienes y servicios son potenciales riquezas que pueden producir miles de millones de ganancia por año a aquellos que estén en condiciones de poder explotarlas.

Tal vez con estas ideas en la cabeza los ingleses intentaros sus dos frustradas invasiones. Pero mucho antes los españoles a sangre y fuego “conquistaron” estas tierras a los indígenas.

Mientras el coche devoraba los kilómetros entre las vaquitas dispersas en la pradera limpia por las últimas lluvias, bajo un cielo claro, comencé a tener la sensación, escuchando el resumen de las noticias de la semana, que estábamos en guerra.

Para que esto sea posible debe haber contendientes y en esta guerra hay uno que posee grandes riquezas y dos potencias que las codician. Si bien los intereses de cada bando están disfrazados de “conceptos” y “corrientes” de pensamiento económico, cada uno de ellos defiende el interés de uno de los grupos envueltos en el conflicto. Hay campañas periodísticas que defienden una postura u otra (los soldados combatientes). Hay muertos por falta de insumos médicos, pobreza y alimento (las víctimas). Hay políticos corruptos que traicionando los intereses de su nación votan leyes tratando de convencernos que nos convienen (los traidores y los espías). Hay gente que sin recursos sale a ayudar a los demás con actitudes solidarias o mantiene su emprendimiento comercial a pulmón, sin ayuda de nadie, dando trabajo a aquellos que puede (los héroes que hacen más allá de su deber). Hay gente que dice que es mejor rendirse porque así vamos a pasarla mejor, que tal vez el enemigo nos tenga piedad (los miedosos y los cobardes).

Aquel que  leyó algo sobre la invasión de los nazis a Francia durante la Segunda Guerra Mundial, verá que todos estos arquetipos humanos estaban representados. El General Pétain entregó Francia a los alemanes y desde la ciudad de Vichy dirigió un gobierno colaboracionista y obsecuente con sus exigencias, combatiendo a los partisanos que, por ese principio de morir antes que de ser esclavos, lucharon y murieron hasta el final de la guerra coordinados desde el exilio por el general Charles De Gaulle.

Mientras pasaba un camión con ganado, pensaba que un pueblo que no sabe unirse para defender lo suyo, no merece conservar lo que tiene. Si alguien piensa que dirigidos por un extranjero (como algunos propusieron y hasta hubo quien se ofreció) vamos a tener un destino superior al que se le otorga a un pueblo vencido, se equivoca. Nadie respeta ni tiene piedad con los perdedores, a lo sumo se les tiene lástima.

Tal vez sea el momento de olvidarnos de las mezquindades que tenemos entre argentinos, de unirnos en el amor a nuestra tierra y a nuestra gente que en este momento la está pasando muy mal. Tal vez sea el momento de comenzar a pensar que un plan de gobierno no puede ser un “mangazo” a un banco (o un grupo de bancos) extranjeros. Que llegó el momento de madurar y empezar a pensar en generar nosotros nuestra propia seguridad económica y bienestar. Tal vez sea una de las últimas oportunidades que nos quedan para rescatar nuestra dignidad y orgullo y ponernos a trabajar en serio para armar un futuro material propio basado en otros valores éticos.

La Herramienta exacta y la más conveniente para difundir sus productos y servicios

La noticias minuto a minuto: Pequeñas Noticias en Twitter

Compartir:



    

 Pequeñas Noticias en las redes sociales con toda la actualidad: Twitter - Grupo de Facebook - Noticias en Facebook - Google +


[ El contenido de este sitio -escrito, fotogáfico y artístico- está protegido por las leyes vigentes de propiedad intelectual - Queda prohibida su reproducción total o parcial -por el medio que sea- sin autorización escrita de Pequeñas Noticias ]

' ' '