Curso de sueldos para Propiedad Horizontal   Sistema 9041 para la administración de consorcios...

El autor y su obra


El autor y su obra

El factor humano

El Dr. Osvaldo Loisi, presidente de la Fundación Liga del Consorcista, dedicó un capítulo entero de su libro "Todo sobre consorcios" a la parte humana en la propiedad horizontal En él subraya que el componente ético, sin excepción, debe presidir la relación entre las personas Pequeñas Noticias reproduce para sus lectores un fragmento de la introducción al capítulo "El factor humano".

[BPN-04/10/05] Por primera vez un abogado, el Dr. Osvaldo Loisi, presidente de la Fundación Liga del Consorcista de la Propiedad Horizontal, trata en profundidad, en un libro, diferentes aspectos de lo que llamó el "Factor Humano" en los consorcios. Entre los temas desarrollados se puede encontrar en su obra "El poder de la palabra - ¿Primero o principal?; Del látigo y el garrote, a la palabra; Diálogo, lógica, concepto y verdad; La decadencia del diálogo; El pensar como técnica; Distinguir y limitar para percibir; Figura y fondo; Lógica y argumento; Premisas; Inferencia; Deducción e inducción; Razonamientos incorrectos: las falacias; Otros vicios de razonamientos: Desconexión entre pregunta y respuesta; La explicación como argumento; Idea y metáfora; Otros usos del intelecto: el "brainstorming"; Conocernos y comprender a la gente - La piel: esa frontera; Ideas y realidades; entre otros...

5. EL FACTOR HUMANO

Dr. Osvaldo Loisi

5.01. INTRODUCCIÓN

Ya se ha dicho en este libro que los legisladores que en el año 1948 idearon nuestra ley de Propiedad Horizontal habían ignorado totalmente el factor humano. Es decir, diseñaron un régimen concebido sobre la idea de un negocio inmobiliario más y dentro de un marco exclusivamente legal. Por esta razón existen actualmente tantos problemas de consorcios. Yo invito a cualquiera a concurrir a nuestros Tribunales civiles para constatar la enorme cantidad de causas que se originan en esos conglomerados de convivencia forzosa.

El factor humano al que nos referimos es el componente ético que debe presidir todas las relaciones entre las personas sin excepción ninguna y, para ejemplificarlo con una metáfora, podríamos asemejarlo a un edificio de dos plantas: La planta baja es la educación. Más propiamente hablando: la educación para la convivencia. Pero debajo de ese piso hay un subsuelo, que es la ética. Pero la ética no considerada como un simple conjunto de reglas teóricas reservadas a los crédulos o a los diletantes, sino como una verdadera energía que brota en mayor o menor medida en cada ser humano y que se manifiesta como sensibilidad ante lo justo y lo injusto.

Lo que encierra la palabra ética es una sensibilidad como cualquier otra, que debemos cultivar del mismo modo como el gusto por la música o la buena mesa. Sencillamente porque descubrimos que nos da placer y nos hace mejores personas, individuos más felices. Debiéramos hacer un esfuerzo por comprender que ser capaces de emocionarnos y reaccionar con energía frente a los valores, es la más clara demostración de que somos algo más que simples animales. Que nuestra vida trasciende la esfera de nuestros intereses y apetitos.

La emoción ética, como la estética, nos hace participar de un orden universal que, siquiera como una simple chispa, colma nuestras vidas de sentido. Una energía que no es externa, que no proviene de las leyes humanas ni de la costumbre, sino que brota del fondo de nuestro ser. Cultivar esa sensibilidad que nos hace apetecer lo justo y despreciar lo injusto nos llena de entusiasmo, de ganas de vivir, excita nuestra creatividad y es, además, la única base sobre la que puede construirse una vida en comunidad digna de ser vivida.

Por ignorar esa energía interior, muchos viven sumergidos en melancolía, en anomia o en desesperanza. No obstante, debemos rescatarla y atizarla, como un fuego sagrado. Cada uno desde el lugar que ocupe en la sociedad, por más modesto que sea. Porque la ética hace a nuestra autoestima y dignifica al grupo al que pertenecemos estimulando el ejemplo y la superación...

Agradecemos al Dr. Osvaldo Loisi la autorización que proporcionó a Pequeñas Noticias para reproducir este fragmento de su obra.Envíe desde aqui su comentario sobre esta notaVolver al indice


    

 Pequeñas Noticias en las redes sociales con toda la actualidad: Twitter - Grupo de Facebook - Noticias en Facebook - Google +


[ El contenido de este sitio -escrito, fotogáfico y artístico- está protegido por las leyes vigentes de propiedad intelectual - Queda prohibida su reproducción total o parcial -por el medio que sea- sin autorización escrita de Pequeñas Noticias ]

' ' '