Curso de sueldos para Propiedad Horizontal

Servicios informáticos para consorcios...


El Libro de Datos 2018 es obligatorio comprarlo, rubricarlo, mantenerlo actualizado y guardarlo por dos años.

El Libro de Datos 2018 es obligatorio comprarlo, rubricarlo, mantenerlo actualizado y guardarlo por dos años.

Registro Público de Administradores porteño

Se derogó el Libro de Datos... desde el 2019

[BPN-22/03/18] El pasado 7 de marzo, la directora general de Defensa y Protección del Consumidor porteño, Vilma Bouza, derogó –a partir del 2019- la obligación impuesta a los administradores de "mantener al día y conforme a la normativa vigente un ‘Libro de Datos Periódico".

Este libro, durante sus siete años de vida, le costó a los consorcistas porteños (propietarios e inquilinos) más de 25 millones de dólares (25.477.941), a valores de hoy. En pesos ese número trepa, en pesos, a más de 500 millones (519.750.000).

El 9 de enero de 2017, Pequeñas Noticias había develado que fabricar un libro similar -que se vendía a un precio que oscilaba entre los 800 y los 850 pesos cada uno- salía menos de 20 pesos [1].

La fría letra de la ley

Puntualmente, Bouza derogó la Disposición 1.809 que había impuesto el Libro de Datos correspondiente a los años 2010, 2011 y 2012, libros que ya fueron adquiridos por los consorcios hace ya seis años (artículo 1º). Derogó también la Disposición 470 que creó "El Libro de Datos Periódico" pero aclaró: "sin perjuicio de subsistir la obligación hasta la finalización del año en curso, de continuar llevando aquel libro que debió ser adquirido y rubricado con anterioridad del dictado de la presente" (artículo 1º). O sea que este año seguirá siendo obligatorio su adquisición, su rúbrica y mantenimiento. Recién el año que viene los consorcios se verán liberados de esta imposición que Bouza calificó de "compendio de información redundante".

Por último, los administradores "deberán conservar los libros indicados [...] - rubricados hasta la fecha-, por el término de dos años contados a partir de la publicación de esta disposición" (artículo 2º).

Génesis

Esta norma la impuso Juan Manuel Gallo, exdirector general de DyPC, el 28 de septiembre de 2012 mediante la Disposición 1.809. Mediante la misma -al mismo tiempo que se creaba esta nueva obligación- Gallo derogó otros tres libros también de su autoría que los consorcios ya habían comprado: el Libro de Control de Seguridad Edilicia [2], el Libro de Control Sanitario y Agua Potable [3] y el Libro De Ingreso y Egreso De Proveedores [4].

Gallo creó el Libro de Datos bajo la gestión de Mauricio Macri como jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta como jefe de Gabinete de Ministros y Gabriela Pilar Saldivia como coordinadora del Registro Público de Administradores porteño.

Los fundamentos

En los fundamentos de su resolución, Bouza consideró: "la experiencia recogida hasta la fecha ha dado muestras que los datos contenidos en dicho libro resultan ser examinados por múltiples organismos con competencia específica en diversas materias, tornándolo así en un compendio de información redundante".

Agregó también que "la diversa información contenida en el libro, cuya supresión se proyecta, es solicitada por el Registro Público de Administradores de Consorcios de Propiedad Horizontal en ocasión de la presentación de la Declaración Jurada anual contemplada en el artículo 12º de la Ley 941".

Subrayó: "la autoridad de aplicación conservará la facultad de solicitar toda la información que considere necesaria, sin menguar la transparencia de las tareas del administrador, desburocratizando sin embargo las mismas y evitando los costos administrativos que el libro de datos pudiere ocasionar, lo cual redundará en una mejor calidad de servicio hacia el Consorcio administrado".

Finalmente resumió: "No se observa -con su supresión- ningún perjuicio para el consorcio".

Más de 25 millones de dólares

Si la Ciudad de Buenos Aires cuenta con 90 mil edificios en propiedad horizontal y cada libro se vende en un valor que oscila entre los 800 y los 850 pesos anualmente se puede inferir que cada año que estuvo vigente –a valores de hoy- el libro le costó a los consorcistas porteños más de 74 millones de pesos (74.250.000) los que -convertidos a dólares al valor promedio del día que se confeccionó esta nota [6]- representan más de 3,5 millones (3.639.706). Si se multiplica este valor por los siete años que la norma estuvo vigente, se arriba a un valor que supera los 500 millones de pesos (519.750.000), exactamente 25.477.941 millones de dólares Envíe desde aqui su comentario sobre esta notaVolver al indice

---

[1] BPN Nº 592 del 9/01/17: "Fabricar el Libro de Propietarios cuesta menos de $20".

[2] Libro de Control de Seguridad Edilicia: Disposiciones 411, 1.875, 3.314 y 3.315, todas ellas de 2011.

[3] Libro de Control Sanitario y Agua Potable: Disposiciones 3.882/2010 y 3.359/2011.

[4] Libro De Ingreso y Egreso De Proveedores: Disposición 5.003/2011.

[5] Ante la falta de datos oficiales, la cantidad de consorcios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se calculó en 90 mil como informaron algunos medios citando fuentes oficiales [BPN Nº 444 del 21/09/11: "El 39% de los consorcistas del país vive en la CABA"].

[6] Valor del dólar oficial comprador: 20,20, valor del dólar vendedor: 20,60.

La Herramienta exacta y la más conveniente para difundir sus productos y servicios

La noticias minuto a minuto: Pequeñas Noticias en Twitter

Compartir:



    

 Pequeñas Noticias en las redes sociales con toda la actualidad: Twitter - Grupo de Facebook - Noticias en Facebook - Google +


[ El contenido de este sitio -escrito, fotogáfico y artístico- está protegido por las leyes vigentes de propiedad intelectual - Queda prohibida su reproducción total o parcial -por el medio que sea- sin autorización escrita de Pequeñas Noticias ]

' ' '